Restauración del Rincón del Sella

Después de mucho esfuerzo y dedicación podemos ver cumplido uno de nuestros sueños, restaurar nuestra acogedora casa familiar de más de cien años de antigüedad, habitada por varias generaciones de nuestra familia.

Minuciosamente restaurada hemos respetado la tipología de la zona, plasmando la denominada “impronta asturiana” y cuidando todos los detalles constructivos. Ejemplo de ello, son la conservación de los “mechinales” (vanos o huecos utilizados antiguamente para sujetar las vigas). También usados para la construcción de sus muros de más de 50 cm de anchura. Por otra parte, la madera y piedra caliza aportan a su interior un auténtico “sabor rural”. Todo ello sin dejar a un lado todas la funcionalidad actual.

En los exteriores se han utilizado los materiales desechados en la reconstrucción, como la antigua madera del tejado utilizada para el cierre de la zona recreativa, la antigua teja utilizada para realizar el suelo de la barbacoa y la piedra caliza utilizada para los muros exteriores de piedra.

Hemos apostado también por la eficiencia, la ecología y la protección del medio ambiente, reciclando y utilizando sistemas que permiten que el 80% de la energía utilizada sea renovable. Se utilizan placas solares para el agua caliente y el sistema de calefacción usa pellets. También contribuimos a un mayor “turismo sostenible”, con el reciclaje de residuos, la compostadora y la elaboración de compost con la hierba sobrante obtenida mediante la siega y el desbroce.

Ahora y tras dos años de trabajo, por fin podemos ofrecer este rincón en la Vega del Río Sella donde poder disfrutar de la cercanía de la naturaleza, la montaña y el mar.

Un espectáculo natural abierto durante todo el año, y que en cada estación se transforma para ofrecer un encanto diferente.